T-agged blog

De regreso al lado primitivo del arte tribal

De regreso al lado primitivo del arte tribal

De regreso al lado primitivo del arte tribal

Basta con bajar a las calles de la ciudad, siquiera es necesario recorrer sus arterias principales, para poder observar las distintas variedades del arte tribal. Entre la aparente confusión y mezcla de estilos, a veces inconscientes e instintivos, los transeúntes expresan a través de su estética su propio sentimiento de pertenencia a grupos. Esta necesidad de formar parte de un colectivo, de hacer notar que se siente y se piensa como él, tiene su origen en nuestro lado más primitivo, en la protección que nos aporta formar parte de una causa común, de una tribu. De nuestra propia tribu. La que permitirá interpretar el mundo sin que quedemos excluidos.

Como es natural, el concepto de la tribu como asociación para la supervivencia común ha dejado paso en nuestras urbes actuales a una percepción cultural muy distinta de lo tribal. Derivando a una cuestión mucho más ornamental, en la cual el individuo puede desmarcarse de la corriente principal hacia otro tipo de subculturas y bifurcaciones que determinan y permiten expresar su personalidad y actitudes de una manera más fiel y exclusiva.

Así por tanto, toda nuestra estética tiene su origen en la tribu. El inicio de la misma, el más puro y originario, es en consecuencia el arte tribal. En la actualidad, interpretamos en la puerilidad simbólica de sus formas, en lo naíf de sus expresiones, un acercamiento a lo salvaje, una aproximación con ciertas pretensiones al origen de nuestras sociedades, a nuestras costumbres religiosas y sociales ancestrales. Si bien, confundiéndola explícitamente con las poblaciones de los mundos indígenas sin urbanizar, con cierto “africanismo” y cierto toque exótico de aquellos territorios que probablemente jamás veremos. Eliminado, por otra parte, reducido a su superficie, el misticismo propio de esta forma de expresión tan peculiar como antigua.

El mundo del arte no ha sido ajeno en su mirada hacia este “primitivismo”, y la influencia de lo tribal ha sido determinante entre muchos e importantes artistas. Sabemos que Derain y Vlaminck fueron de los primeros en sentirse cautivados por una máscara fang procedente de Gabón, sugestión que también experimentarían Picasso y Matisse con una estatuilla vili congoleña que les reveló un trapero parisino. Son estos sólo un par de ejemplos a vuelapluma  de la inconmensurable influencia de lo primitivo en buena parte de nuestras inquietudes.

Lo tribal deviene, finalmente, a nuestros días en un arte estético. Un mundo que inunda dentro de los tatuajes, dentro de nuestras decoraciones simples y necesarias, las de nuestras creencias y miedos más básicos, incluso y, sobre todo, en nuestro propio vestuario. Poco importa que pueda transportarnos o no a estados alterados de conciencia, o al chamanismo ritual al que muchos de ellos aluden. Su espiritualidad está presente en la propia observación de sus formas. Es capaz de transmitir cosas fundamentales de nosotros solo con portarlo y hacernos observar.

Vuelve a los enigmas de nuestro estado más primitivo a través del estilo tribal de algunos de nuestros más exclusivos modelos que encontrarás ilustrando camisetas, sudaderas, tote bags y otros muchos productos:

Horned tribal mask by Barruf

Horned tribal mask by Barruf

Tribal Abstract by Nika Martinez

Tribal Abstract by Nika Martinez

 

Sacred beetle by Barruf

Sacred beetle by Barruf

 

ETHNIC TRIBAL by Nika Martinez

ETHNIC TRIBAL by Nika Martinez

 

MAHOE by Kris Tate

MAHOE by Kris Tate

Tribal girl by Mariam Tronchoni

Tribal girl by Mariam Tronchoni